Especiales

Alberth Martínez: Mi sueño es ser grandeliga

El pelotero de Navegantes del Magallanes espera regresar a la MLB y ser un grandeliga.
viernes, 30 noviembre 2018
Alberth Martínez (Cortesía)
Cortesía | El guayanés tuvo en el 2017-2018 su mejor temporada en la Lvbp

Como todo niño que le gusta el béisbol, su sueño era ser firmado, jugar a nivel profesional y mantenerse en un negocio que es de los más difíciles en el mundo. Desde los cuatro años de edad Alberth Martínez estaba en un estadio de béisbol, decir que esa ya era su pasión es precipitarse y tal vez una mentira, pero el pequeño Albert daba indicios de lo que quería en su vida: jugar béisbol.

“De niño siempre me llevaban al polideportivo Vista al Sol que queda cerca de mi casa, empecé a jugar desde que tenía cuatro años, para ese tiempo era categoría compotica y toda la vida estuve en esa escuela de béisbol, hasta que tuve la oportunidad de firmar. Me la pasaba jugando en todos lados, el béisbol estaba en mí y mis padres entendieron eso”, afirmó Albert Martínez en una entrevista a PRIMICIA, sobre su vida en el béisbol, desde que firmó hasta la actualidad.

Tarde pero seguro

Su carrera profesional empezó un poco tarde, el guayanés firmó a los 18 años, ya era mayor de edad pero en el mundo del béisbol ya había perdido un par de años de formación a nivel profesional.

“Empecé a chequear a los 17-18 años, ahorita te ven desde los 9-10 años y ya quieren protegerte, o como a los 13-14 ya hacen precontratos con los padres para cuando cumplan 16 poder firmarlos, en cambio yo me inicié tarde pero afortunadamente firmé”, recordó Martínez.

La experiencia de Alberth en ese proceso de firmar lo llevó a una gira por Venezuela en busca de las miradas de los cazatalentos que hace diez años se concentraban en el región central del país, pocos se atrevían a venir al estado Bolívar.

“Recorrí muchas partes de Venezuela mostrándome en diferentes academias: Valencia, Barquisimeto, Puerto Cabello… pero dio sus frutos. Me firma Padres San Diego en el 2009 a los 18 años y aquí firmé con Navegantes del Magallanes en el 2010. Mi primer sueño se había hecho realidad”, contó el pelotero con mirada de alegría por recordar ese momento.

Difícil camino

Conseguir que un scout se interese en ti y luego te ofrezca un contrato, es el menor de los problemas para el pelotero que firma. Ese momento de júbilo por conseguir el sueño de todo beisbolista pasa a segundo plano cuando ingresas a el mundo del béisbol en el que cien más igual a ti pelean por un puesto.

“Me firmaron aquí en Puerto Ordaz, me vieron en el estadio la Ceiba. Antonio Alejos fue uno de los scouts que me firmó. “De una vez viajé a Dominicana, estuve un año, siempre me puse esa meta: estar un año en cada categoría y ascender. En el 2011 me mandaron para Estados Unidos y jugué en las ligas menores de San Diego hasta este año que me dejaron libre, pero gracias a Dios pude conseguir un contrato en Canadá para jugar en la liga independiente”, contó el pelotero.

Martínez estuvo ocho años en los equipos de ligas menores de Padres de San Diego sin conseguir al añorado ascenso al equipo grande.

En el 2011 estuvo cerca de ese sueño al ser llamado a la filial triple A, nivel más alto que jugó Martínez en su estadía con San Diego.

El guayanés tuvo poca oportunidad en ese momento y fue bajado.

Luego de esto el jardinero se estableció en doble A por tres temporadas, desde el 2015 hasta el 2017.

Ese primer año en la sucursal doble A fue el mejor para Martínez en su carrera al registrar promedio de bateo de .276 con 11 cuadrangulares y 68 remolcadas en 129 juegos.

Magallanes su casa

El menor de cuatro hermanos, el único varón, siempre fue fanático de Navegantes del Magallanes.

“De niño siempre veía los juegos de béisbol, sobre todo los Caracas-Magallanes y quería estar ahí, jugar con Navegantes y lo cumplí”, destacó el jugador.

Después de su firma en el 2010 con la novena magallanera, Martínez tuvo su debut en el 2015, pero recibía poca oportunidad. Su momento fue en la 2017-2018 con Omar Malavé, campaña en la que estuvo en 55 encuentros de La Nave.

“Con Carlos García tuve poca oportunidad, siempre era utilizado en las últimas entradas por mi buen fildeo, él necesitaba eso y yo estaba ahí para cumplir, pero esta temporada con Omar Malavé recibí más oportunidad de juego, pude desarrollarme más y eso me gustó” acotó Martínez.

El guayanés es reconocido por su soberbio fildeo, razón por la que Carlos García lo utilizaba en las últimas entradas.

“Desde muchacho he sido un buen corredor y eso me ha ayudado en mi defensa”.

En su estadía con Navegantes, ha recibido mucha ayuda sobre todo de jugadores de basta experiencia en este deporte como Ronny Cedeño y Endy Chávez.

“En Magallanes me ayudaron mucho los peloteros de experiencia como Ronny Cedeño, Robinson Chirinos y sobre todo Endy Chávez, ellos siempre me dan consejos sobre mi bateo y fildeo”.

Quiere regresar

Para Martínez las puertas de la MLB no están cerradas aún. Con apenas 27 años el pelotero ve su nueva travesía por Canadá como un trampolín para regresar al mejor béisbol del mundo.

“Voy a Canadá a trabajar, mientras esté metido en el negocio tengo que esforzarme lo más que pueda. En esta temporada pasada en Venezuela que estuve con Magallanes me llamaron para jugar en México, hablé con mi agente pero él no quiso porque esa liga es como de retirada”, afirmó.

“Cuando juegas en México, para volver a grandesligas el equipo de MLB tiene que comprar el contrato al equipo mexicano y es un proceso muy engorroso, en cambio si juegas Liga Independiente en más fácil que te puedan llamar y eso es lo que quiero. Quiero regresar a la MLB, mi sueño es debutar en las grandesligas”, puntualizó Martínez quien está seguro de tener mucho que dar a este deporte y que su sueño no está terminado por ir a Liga Independiente.

“Empecé a chequear a los 17-18 años, ahorita te ven desde los 9-10 años y ya quieren protegerte”

El béisbol es más fácil

Con el pasar de los años muchas cosas han cambiado en este hermoso deporte, una de ellas es la facilidad que tienen los jóvenes de firmar.

“Antes tenías que tener las cinco herramientas y con todo eso a veces no sorprendías a los scouts, era realmente difícil y sobre todo para esta zona porque es muy lejos del centro de país y para que un cazatalento viniera tenía que ser por algo sorprendente. Ahorita tienes que tener talento pero no mucho, a pesar de eso el pelotero que sale es muy bueno”, analizó el jugador de Magallanes.

Martínez también acotó que este mundo es muy bonito y que hasta ahora está satisfecho con lo que ha mostrado en su carrera profesional.

“El béisbol es algo muy bonito, todos quieren estar en este negocio, hay que vivirlo para saber lo que significa en la vida de cada uno de los peloteros.

Gracias a Dios esto es lo que me gusta hacer y estoy en este mundo. Mi carrera siempre ha estado muy enfocada y te repito mi sueño es ser grandeliga, eso debe ser lo más bonito”.

Humildad y trabajo

La vida del pelotero en formación o establecido, está lleno de sacrificios y mucho trabajo diario.

“A los chamos que están iniciando en este mundo, buscando una firma o preparándose, les digo que trabajen fuerte y a diario, muchos de ellos dejan de estudiar y no se esfuerzan en el béisbol. Este mundo es muy complicado, yo dejé de estudiar pero trabajé mucho para estar aquí, es un trabajo diario sin ver a los lados ni compararte con otros compañeros. Firmar el fácil, lo difícil es mantenerse, porque para los gringos esto es un negocio, si ven que viene uno mejor que tu, simplemente te apartan y listo” cerró Alberth Martínez.

 

Experiencia única

Todo sabemos cual es la rivalidad más fuerte en Venezuela en cuanto a béisbol se refiere, un Caracas-Magallanes es algo que ha traspasado fronteras al ser comparado con juegos como Yankees Vs. Boston. Para Albert Martínez disputar uno de estos compromisos es algo indescriptible.

“Un Caracas- Magallanes es algo totalmente distinto, el fanático se mete en el juego, la adrenalina de los jugadores es algo increíble, eso no es un juego más. Siempre quieres hacer las cosas bien porque todos están viéndote, incluso los importados que vienen se contagian y algunos se presionan porque no han vivido un espectáculo así es un país”, resaltó el guayanés.

Lea Tambien: